Mis cuentos

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  Los cuentos están registrados

La dirección de los correos que se dejen en esta página , son privados y no saldrán en la web 

La rana Azulina en busca de su familia

Este es uno de mis nuevos cuentos, en el he querido hacer ver que debemos aceptarnos tal y como somos y no reírnos de los defectos de los demás, algo que solemos hacer, y eso se aprende desde niño con el ejemplo de los adultos.En esta historia Azulina como se ve rechaza por sus hermanas por haber nacido diferente, va en busca de su familia.Por el camino se hace amiga de Chips y Micifúz , un perro y un gato que les pasa lo mismo que a ella.Estos le acompañaran en su aventura donde conocerán a Rosa y se enfrentarán a unos perros callejeros que intentarán pegarles.Pero Gracias a Fido, un amigo de Rosa , este les dará una lección que no olvidaran.

Autora: Mª Begoña Lisón Nuez

«Había una vez, una charca muy grande donde todas las primaveras nacían hermosas ranas verdes, excepto esta primavera, que nació una rana azul con unas manchas negras, al verla, todas dijeron que era una rana rara y fea, y la llamaron Azulina.

Azulina, después de escuchar lo que las ranas verdes pensaban de ella, se puso triste y pensó- .Si no pertenezco a esta charca, ¿de dónde soy y cómo he llegado hasta aquí?

Sus hermanas las ranas verdes no querían jugar con ella, así que como siempre estaba sola, pensó Azulina-. Me iré a buscar ranas azules, les preguntare si son mi familia y si saben por qué nací en una charca de ranas verdes.

Mientras esta estaba sumida en sus pensamientos, un perro, con enormes orejas, se acercó a la charca a beber agua y la saludó:

- Hola, ¿cómo te llamas?

Azulina, al escuchar la voz, se sobresaltó y al mirar, vio a un perro con unas orejas tan grandes que casi le llegaban a los pies, y le respondió:

-Me llamo Azulina, me han puesto ese nombre porque soy azul y diferente a las demás ranas, ellas son verdes y hermosas, nunca quieren jugar conmigo; dicen que soy rara y fea.

-Yo soy Chips y pienso que eres una rana muy bonita, me encanta tu color azul y esas manchitas negras alrededor de tu espalda.

- ¿Qué haces por aquí tan lejos de tu casa? -preguntó Azulina.

-Me he ido de casa, no soporto que se rían más de mis orejas porqué las tengo grandes, mis hermanos dicen que me afean, y hacen chistes sobre ellas burlándose de mí.

-A mí me gustan tus orejas, te hacen muy gracioso y no encuentro motivo para que se mofen de ti. Cuando me has hablado, estaba pensando en irme de esta charca para ver si encuentro ranas azules, quiero saber si son mi familia y como llegué hasta aquí; las ranas de esta charca no me aceptan porque soy diferente, ellas son verdes, y me encuentro muy sola. ¿Quieres venir conmigo? -le preguntó Azulina.

-Encantado -respondió Chips y se pusieron en camino.

Iban tan contentos uno ladrando y la otra croando, cuando se encontraron a un gatito llorando, y le preguntaron:

- ¿Por qué lloras, quién eres y qué haces por aquí tan solo?


Autora:

Mª Begoña Lisón Nuez


La reina de las abejas

Miguel va a Juguetilandia

A Miguel le encantaba leer, y siempre iba a la biblioteca con su mamá, sin embargo, este pensó, que ya era mayor, y que ya podía ir solo y escoger un libro, así, que un día le preguntó:

—Mamá, ahora que ya he cumplido los siete años, ¿puedo ir a la biblioteca solo?; además está cerca de casa.

—Por supuesto cariño, de ahora en adelante, ya podrás ir solo -respondió su mamá.

Este se puso muy contento, y se marchó; al llegar a la biblioteca, saludó a la bibliotecaria y le preguntó:

—Buenos días, ¿dónde están los libros para niños de siete años?

La bibliotecaria le mostró la estantería, había tantos libros, que no sabía cuál escoger, si de aventuras, de animales......Mientras iba mirando, un libro se cayó de una de las estanterías. Miguel lo recogió y lo colocó en su sitio, sin embargo, al poco rato, no solo se volvió a caer, si no que este le pegaba en la pierna. Miguel lo cogió y miró un poco por encima; el libro se titulaba: «Juguetilandia»; como le entró mucha curiosidad, decidió llevárselo a casa, fue al mostrador y le dijo a la bibliotecaria.—Este es el libro que he escogido.

- Le tomó los datos, y le explicó, a la vez que metía en el libro la ficha de entrega—. Tienes quince días para leerlo, luego lo tienes que devolver.

Miguel, le dio las gracias, y se marchó a casa muy contento. En cuanto llegó, le dijo a su mamá—. Estaré en mi cuarto leyendo el libro que he cogido de la biblioteca.

Al entrar en su cuarto y como el libro era sobre juguetes, puso encima de la mesa sus juguetes preferidos,  Spid y  su coche Rayo Azul. Cuando iba por la tercera página,  las hojas del libro comenzaron a pasar unas detrás de otras, iban tan rápido, que se hizo un remolino de viento, parecido a un tornado, que envolvió a Miguel y a sus amigos; y de repente, el libro se los trago; luego se cerró y permaneció encima de la mesa.....y...

Autora: 

Begoña Lisón Nuez

La lechera y el cántaro

Título

Aquí comienza tu texto. Puedes hacer clic en este punto y empezar a escribir. Aut odit aut fugit sed quia consequuntur magni dolores eos qui ratione voluptatem sequi nesciunt neque porro quisquam est qui dolorem ipsum quia dolor sit amet consectetur adipisci.

El diente de Pepe

                                                                 Un día a Pepe se le cayó un diente

                                                                   Se puso muy contento

                                                                Pero al mirarse en el espejo

                                                       Vio con estupor que donde tenía diente,

                                                                un gran agujero se le quedó

                                                                   Antes de dormir,

                                                     el diente debajo su almohada escondió

                                                        Y al ratoncito Pérez esperó

                                                          Como no venía,

                                                          Pepe dormido se quedó

                                                             A la mañana siguiente

                                                   Un regalo debajo su almohada encontró

                                                 Tal fue su alegría que el regalo al colegio llevó

                                                        y a sus amigos se lo enseñó,

                                              y también el agujero que en su boca se formó

                                           Ese día en clase, la maestra a leer lo sacó

                                                      Al comenzar la lectura,

                                               la lengua en el agujero se le metió

                                            Y el pobre Pepe mudo se quedó

                                           A los días otro diente se le cayó

                                       Al poco tiempo otro, y otro y otro........

                                             Hasta que sin dientes se quedó

                                         Se hizo tan grande el agujero en su boca

                                               Qué, cuando leía,

                                             Silbaban entre sus dientes las palabras

                                           Y una corriente de aire, de su boca brotaba

                                            Cada vez que hablaba,

                                              Los amigos de Pepe,

                                         se reían de él a carcajadas

                                            Pasó el tiempo y le salió el primer diente

                                                Luego otro y otro y otro...

                                        Ya no tenía agujero, ni aire, ni corrientes

                                       Ahora, su boca estaba llena de dientes

                                      Ya no silbaba cuando hablaba,

                                         Y leía perfectamente

                              Pero a sus amigos se les empezaron a caer los dientes

                                     Sin embargo, Pepe, en vez de reírse

                                                   Les animaba siempre,

                                                    y les decía:

                                               «Pronto os saldrán los dientes»

                                       

Autora:

MªBegoña lisón Nuez

Los siete cabritillos y el lobo

Porky, Punk y Rabito

Ana, Oscar y el muñeco de nieve

María y Miguel

        

                                                                           María y Miguel nacieron casi a la vez

                                                                              María nació a las nueve

                                                                             Miguel a las nueve y diez

                                                                               Un día cogieron una cesta

                                                                          Y castañas fueron a coger

                                                                              Al llegar a casa, María dijo a su mamá:

                                                                                —Quiero las castañas asadas

                                                                               Miguel sin embargo las quería cocinadas

                                                                                    Miguel y María

                                                                               Nunca de acuerdo se ponían

                                                                                 Llegó su cumpleaños

                                                                             y su mamá les dijo:

                                                                                —Elegid un pastel

                                                                      Para que merienden vuestros amigos

                                                                        María eligió de chocolate

                                                                   Miguel de nata y hojaldre

                                                                                    Miguel y María

                                                                                  Ni para elegir un pastel

                                                                                                  De acuerdo se ponían

Autora:

Mº Begoña Lisón Nuez

              

                                                                             

Pepín, la carta y el paje


Poemas infantiles

Mario y la Luna

Dedicada a mi nieto

                                                              Mario todos los días

                                                            Mira al cielo con su abuela

                                                            Para ver la Luna y la llama:

                                                              Luna, lunera

                                                          Sal para que te vea

                                                               —Mira abuela

                                                      Hoy la luna es muy pequeña

                                                          —Está en cuarto creciente

                                                               Respondió su abuela

                                                   Mario siguió llamándola todos los días

                                                              Luna, lunera

                                                         Sal para que te vea

                                                               La luna un día no salió

                                                                   Y Mario triste se quedó

                                                       Su abuela le consoló diciendo:

                                                                      —Hoy la luna juega

                                                          Escondiéndose entre la nubes

                                                                            Luna, lunera

                                                                         Sal para que te vea

                                                                           Mario insistía

                                                          Y la llamaba todos los días

                                                                           Luna, lunera

                                                                     Sal para que te vea

                                                                    Mario, tanto insistió

                                                                Que la luna apareció

                                                                    Pero ya no era pequeña

                                                                   Sino grande y hermosa

                                                            Mario aplaudió y bailó al verla

                                                      —Abuela, qué hermosa está la luna

                                            Esta le respondió —: Es luna llena

                                                                     —Luna, lunera

                                                                    No te vayas

                                                               Quédate conmigo 

                                                              Y con mi abuela

                                                           Para que siempre te vea

Autora:

Mª Begoña Lisón Nuez

Esperando a Mario

Dedicada a mi nieto

                                                            Toc, toc, Mario llama a la puerta

                                                            Pero esta todavía no está abierta,

                                                              No ha llegado la hora

                                                                 Mario se impacienta
                                                                  Sus papás lo esperan

                                                           Para abrazarlo y decirle

                                                       Cuánto le quieren y le desean
                                                      Su cuarto ya está preparado                                                                                                                             Toc-Toc, insiste Mario

                                                      Pero la puerta cerrada está.

                                                      Todavía es pronto Mario

                                                      Le dice su mamá
                                         Yo, como abuela curiosa que soy, me pregunto:
                                                        ¿Cómo será Mario?

                                              ¿Tendrá los ojitos negros como su mamá

                                                o azules como su papá?

                                      ¿Y su naricita será pequeñita como un garbanzo?

                                               ¿Tendrá boquita de piñón?
                                              Toc-Toc, Mario sigue llamando,

                                                                  Tanto insistió

                                            Que veinte días antes nació

                                          Rubio, nariz pequeña, ojos verdinegros y dedos largos

                                                 Al fin, tengo a Mario en mis brazos

Autora:

Mª Begoña Lisón Nuez

                                                           

El Gigante Zampón

                                                            El gigante Zampón                

                                                     Era grande como un elefante

                                                        Ypesado como un camión

                                                     Se comía todo lo que se le ponía por delante

                                                     Un día se comió una gallina, una sandía y un melón

                                                            Le entró tanta sed de tanto comer

                                                               Qué al río se marchó

                                                               con tanta ansia bebió 

                                                                  qué casi se atragantó

                                                                    Luego vio un lagarto

                                                                 Y encima de él se abalanzó

                                                             y cuando fue a comérselo

                                                             Apareció su padre, un cocodrilo gigante

                                                           que  de un zarpazo al río lo tiró

                                                             Y nunca se ha sabido

                                                       Si al gigante Zampón se lo comieron los cocodrilos

                                                            O nadando se marchó

                                                                 Lo que sí sabemos

                                                                   Es que por allí, nunca más volvió.

Autora :

Mª Begoña Lisón Nuez

                                            Dedicada a mi nieto Mario 

                        Mario y el kiliki

                                                Es el cumpleaños de Mario

                                             y   Cara Vinagre, le quiere felicitar

                                                Le ha traído de regalo

                                                Una botana para jugar

                                                Los gigantes se han puesto en fila

                                                   Dispuestos para bailar

                                                   Cara vinagre con la botana

                                                 A Mario quiere pegar

                                                ¡Corre, corre!, Mario

                                                  Que te va alcanzar

                                             Mario se para y se pone a cantar

                                                "El kiliki la botana pega mucho

                                                   Y no hace nada"

                                                       ¡Corre, corre, Mario!

                                                       Cara vinagre

                                                        Te va alcanzar

                                                     Y con la botana

                                                         Te va a pegar

Autora:

MªBegoña Lisón Nuez

                                           Mi amigo el Hipopótamo

                                                El Zángano era muy amigo del señor Hipopótamo.

                                               Un día decidió ir a visitarlo y se puso su traje nuevo.

                                                Cogió el plátano que le trajo el Águila desde la Antártida,

                                                    y fue a casa de su amigo el Hipopótamo.

                                       Al llegar lo recibió la Tarántula, diciendo que era su esposa.

                                                   Le cogió el plátano, se lo comió,

                                                     y lo despachó malamente.

                                                    Así que el Zángano se quedó sin plátano

                                                   Y sin ver a su amigo el Hipopótamo.

                                                       El Zángano suspiró tristemente

                                                       Y se sentó junto a un árbol

                                                 Quién al verlo tan afligido, le preguntó:

                                      — ¿Qué te ocurre, amigo Zángano?

                                                 Este le explicó lo ocurrido,

                                                 la Víbora que también estaba escuchando,

                                          dijo suspicazmente—.Tengo un plan

                                           y con todo detalle le explicó

                                         lo que a la Tarántula quería hacerle

                                            La Víbora se marchó a su casa

                                            e hizo una tarta y se la llevó al Hipopótamo.

                                            Aunque ya sabía,

                                        que la Tarántula le abriría.

                                                Al llegar llamó a la puerta.

                                            Y la Tarántula le abrió

                                       la Víbora al verla, le comunicó

                                          Me ha llamado mi amigo el Helicóptero

                                           y me ha dicho que estuvo con tu amigo Carátula,

                                                                 el extraterrestre

                                                   quién le dijo que quería verte

                                                        para darte una gran noticia

                                                           y debes reunirte con él,

                                                               al final del bosque

                                                        y como también es amigo mío.

                                                          Esta tarta te he traído

                                                            para que se la lleves.

                                                      Muy agradecida por este presente

                                                              Dijo la Tarántula muy alegre

                                                             Con tanta prisa se marchó

                                                              Qué la puerta abierta se dejó.

                                                                Aprovechando su ausencia

                                                        La Víbora llamó al Zángano y al Árbol,

                                                         Quiénes entraron en la casa

                                               Y al encontrar al Hipopótamo

                                                       decrépito y desfallecido.

                                              El Zángano le preguntó a su amigo:

                           — ¿Qué te pasa que te veo tan delgado y envejecido?

                                           el Hipopótamo respondió:

                                                     — ¡Ay amigo mío!

                                             Desde que me case con la Tarántula

                                                     Apenas he comido

                                                     No me deja salir de casa

                                                          Ni ver a mis amigos

                                                    ni me deja salir a ningún sitio

                                                    por eso estoy tan deprimido.

                                           El Zángano y la víbora propusieron

                                             Celebraremos una fiesta en tu honor.

                                                      Todos de acuerdo estuvieron

                                                       En los ojos del Hipopótamo

                                                      Chispas de alegría saltaron

                                  La noticia se corrió rápidamente por el bosque,

                                     Y enseguida se presentaron, el Águila, y el Helicóptero

                                                        cargados de plátanos,

                                        la Libélula, el Cántaro, la Luciérnaga...

                                                          todos aportaron algo

                                               La fiesta duró muchísimos días

                                    y el Hipopótamo con tanta comida, música y compañía

                                                          enseguida se recuperó.

                                                  Tan fenomenalmente se lo pasaron,

                                                 que se quedaron a vivir con el Hipopótamo.

                                                       Mientras este vivía feliz con sus amigos

                                         La Tarántula, seguía buscando a Carátula , su amigo,

                                                                    el extraterrestre.

                                                          Quién nunca, nunca, apareció

Autora:

Mª Begoña Lisón Nuez


Mario y el huerto de su abuelo Juan

En este cuento muestro la relación de los nietos con los abuelos y a la vez enseñó que no hay que maltratar a los animales.Para Mario su abuelo Juan es como un héroe que hace brotar las verduras de la tierra y el quiere aprender, para ello su abuelo le ha hecho un pequeño huerto , al lado del suyo. En ese huerto vive una gata, la cual tiene una historia y el abuelo de Mario se la contará a la vez que cuidan y cultivan las verduras.

«En un pueblo de Navarra vivía un niño llamado Mario, este año iba a cumplir siete años y su abuelo Juan le propuso plantar verduras en un mini huerto que había preparado para él. Estaba entusiasmado porque iba a sembrar tomates y algunas verduras más, que tendría que cuidar. Un sábado por la mañana en primavera, el abuelo Juan fue a buscarlo, en el trayecto al huerto, Mario le preguntó:

- ¿Abuelo, qué vamos a plantar hoy?


Autora:

Mª Begoña Lisón Nuez


 

Nina y la hija del Ogro

Nina y el Ogro, es un cuento tierno en el que Nina pese a las advertencias de su madre, no tuvo miedo y habló con el hombre grande y feo que según la gente del pueblo era un Ogro que se comía a los niños, sin embargo esta supo ver el gran corazón y lo bueno que era ese hombre, el cual le presentó a su hija de la que Nina se hizo muy amiga.

«En un pueblecito de montaña de un país lejano vivía Nina con sus padres y su hermano Alex. La escuela quedaba lejos de su casa, ya que estaba a las afueras del pueblo, y como la gente decía que en las montañas vivía un Ogro que se comía a los niños cuando iban solos; sus papás siempre les decían que no se pararan por el camino y que no hablaran con gente que no conocían.

Un día Alex enfermó y Nina tuvo que ir sola a la escuela...

Autora:

Mª Begoña Lisón Nuez


Las historias del abuelo Martín


En este nuevo cuento,os relato una bonita historia de un abuelo con su nieta, esta ve que su abuelo esta más triste desde que murio la abuela Juana, y Samanta, ha encontrado una manera de que el abuelo vuelva a sonreír, para ello le pide a su abuelo Martín que le cuente cosas de la abuela Juana y juntos la recordaran.

 Era un día precioso de verano, Samanta ya estaba de vacaciones, como vivía en el caserío que estaba un poco alejado del pueblo, sabía que no iba a ver con frecuencia a sus amigos, solo cuando la llevasen sus papás. Después de desayunar salió de casa para ir a columpiarse en el columpio que le habían comprado sus papás, al acercarse vio a su abuelo como siempre sentado debajo del cerezo, ese día a Samanta le pareció que su abuelo estaba triste, se acercó y le preguntó:

- ¿Por qué estás tan triste, abuelo?


Autora:

Mª Begoña Lisón Nuez 


Eduardo y Andrés van a África

Eduardo y Andrés en esta historia no solo van a ver  animales sino que aprenderán a cuidarlos, a obedecer y hacer caso de las advertencias de los mayores, también   harán muchos amigos, entre estos se encuentran,  Morani y Kaizu con los que irán a la escuela de la misión y un mono llamado Kong.  Al conocer cómo viven allí los niños valoran más las cosas y se daran cuenta que son niños afortunados.

Había una vez dos niños que se llamaban, Eduardo y Andrés, eran dos chicos inquietos y les encantaba el fútbol. Un día cuando fueron del colegio a casa, sus papás los estaban esperando impacientes, tenían que darles una noticia y cuando entraron en casa y después de coger la merienda, su papá les preguntó:


—¿ Os acordais cuando os dije que quería ir durante un año a ejercer la medicina a África y que me había puesto en contacto con una ONG?, pues esta mañana he recibido una carta y me han dicho que están de acuerdo, ya que necesitan médicos cirujanos como yo.

—Papá, estaremos un año sin verte, eso es mucho tiempo —dijo Andrés

—No, no, hijo, ahora os explicará mamá. —respondió.

Después su mamá les habló así:


Autora:

Mª Begoña Lisón Nuez


Javier viaja a Zapatilandia

Es un cuento que mezcla la realidada con la fantasía y con el cual aprenderemos a ayudar,a trabajar en equipo , a perdonar y también veremos que no es bueno abusar de los demás, ni maltratar.

«Se acercaba el invierno, y la mamá de Javier se dio cuenta que las zapatillas de este, se le habían quedado pequeñas y tenían un agujero en la punta, así que le dijo:

—Iremos de compras a un gran comercial.

-—¿Qué vamos a comprar? -preguntó Javier impaciente.

-Compraremos algo de comida, y unas zapatillas para ti, las del año pasado se te han quedado pequeñas y están rotas -respondió su mamá.

— ¡No quiero otras zapatillas nuevas, solo quiero las mías porque tienen forma de coche y ruedas! -contestó este.

—Te llevaré a un almacén donde hay miles de zapatillas de todas formas y colores, además también te compraré chuches que tanto te gustan. -le comentó su mamá.

Fueron en coche, ya que el almacén estaba lejos de su casa. Javier iba montado en la parte de atrás y por el camino se puso a pensar en cómo sería ese almacén y qué forma tendrían las zapatillas.

—Ya hemos llegado -anunció su mamá.

Cuando entraron en el almacén, Javier........


Autora:

Mª Begoña Lisón Nuez



 

Nat y Lorena en el bosque encantado

En este cuento quiero que los niños se den cuenta que la musica es muy bonita, además empatizaran con uno de los protagonistas que al perderse en el bosque tiene miedo de no poder ver más a sus papás.

 Había una vez unos niños llamados Nat y Lorena, esta historia nos cuenta lo que les pasó cuando un día fueron a jugar a un bosque cercano a su casa.

Vivían con sus papás y su perro Rufus en una granja. Este jugaba con ellos y los acompañaba siempre. Los hermanos ayudaban a sus papás y se encargaban de dar de comer a los patos, a las gallinas, a los cerdos... También lo hacían con los quehaceres de la casa, haciendo su cama, recogiendo sus juguetes, poniendo la mesa para comer, fregando...

Al papá de Nat y Lorena, le encantaba la música y muy triste siempre les decía:

—Me hubiera gustado ser un músico y haber estudiado para dirigir una banda o tocar algún instrumento; pero como no tengo hermanos, me tuve que hacer cargo de la granja, y nunca pude cumplir mi sueño. Si algún día con la granja gano más dinero, podría contratar a jornaleros, y os mandaría a una escuela de música en la ciudad para que aprendieseis a tocar algún instrumento.

Todas las noches, después de cenar, tocaba la armónica, y con un palo que le hacía de batuta, se dirigía a sí mismo; todos se sentaban a su lado para escucharle.

Una tarde de verano, y después de ayudar a sus papás, Nat y Lorena decidieron ir a jugar al bosque que estaba cerca de su casa. Esa tarde, Rufus no les acompañó. Jugando y sin darse se cuenta, se adentraron en el bosque. ¡Tanto, tanto, se alejaron!, que....


Autora:

Mª Begoña Lisón Nuez


El patitoTorp

Creo que el tema que trato en este cuento,a veces les suele pasar a los niños por ejemplo en el colegio, e incluso con los hermanos.Este cuento lo he hecho para niños de seis a ocho años aunque parezca muy infantil creo que hay mucho tema a debatir con los niños tanto en el ambiente familiar como en el colegio..

       Había una vez, una granja en la que vivían el granjero y muchos animales, entre estos, estaba Mamá Pata, quién incubaba ocho huevos; cuando pasó un mes, los cascarones comenzaron a romperse, y poco a poco fueron asomando unas cabecitas, y cuando el cascarón se terminó de romper, aparecieron ocho hermosos patitos; Mamá Pata los miraba entusiasmada, los contó todos, no le faltaba ninguno, y comenzó a llamar a los animales de la granja gritando:

— ¡Mirad, qué lindos son mis patitos, acaban de nacer!

Las gallinas le felicitaron, los cerdos, las vacas, los caballos, las ovejas, y la perra Tula con sus cuatro perritos también lo hicieron. Al ver el revuelo que había, el granjero se acercó a ver qué pasaba, y cuando vio a los ocho patitos, se alegró mucho y felicitó a Mamá Pata acariciándole la cabecita. Los primeros quince días, los patitos solían recorrer la granja con su mamá, hasta que un día Mamá Pata decidió llevarlos al lago; les iba a enseñar a nadar.

Había un patito al que, Mamá Pata le puso de nombre Torp porque era un poco torpe, no le hizo mucha gracia tener que ir al lago, ya que este estaba un poco lejos de la granja, en la que se sentía muy seguro.

Dos días después de anunciar a sus patitos que iban a ir al lago, y después de desayunar. Mamá Pata les dijo:

— ¡Poneos en fila detrás de mí! -Y comenzaron el camino hacía el lago.

Al cabo de un rato, Torp se tropezó y cayó al suelo, al darse cuenta su mamá de que se había caído,.......

Autora:

Mª Begoña Lisón Nuez



Albert ayuda a rescatar a la princesa Noelia

En este cuento aprenderemos a obedecer a los papás haciendo caso de lo que nos dicen. A los protagonistas,Albert y la princesa Noelia como desobedecieron al rey Guillermo entrando en el bosque tenebroso, les ocurrieron muchas cosas que poco a poco os iré poniendo. Al final aprendieron la lección.

«En un reino muy lejano vivía un herrero, con su mujer y su hijo, este se llamaba Albert, y como su padre le hacía todas las espadas y armas al rey Guillermo; iba todos los días al castillo a jugar con su hija, la princesa Noelia.

Un día, cuando estaban jugando, la princesa Noelia le dijo a Albert:

-Hoy quiero ir al Bosque Tenebroso, no creo que sea tan terrorífico como dicen.

-No podemos ir, tu padre nos prohibió entrar, además las leyendas dicen que ahí vivía una reina malvada -comentó Albert asustado.

-¡Eso son leyendas, no creo en esas cosas, yo iré! -, dijo Noelia un poco enojada por la respuesta de este— ¿Me acompañas? —inquirió.

Autora:

Mª Begoña Lisón Nuez


Marianico el travieso


  Seguramente algún niño se verá reflejado en Marianico sin embargo este nos da una lección en este cuento del que por desgracia solo os puedo poner el principio como en el resto de los cuentos.

Había una vez un niño que se llamaba Marianico y la gente le apodó el Travieso por las travesuras que hacía. Llevaba siempre su gorra puesta y de ella le salía un flequillo liso y tieso, a veces le tapaba un ojo , su pelo era rojo como las zanahorias y en la cara tenía un montón de pecas que le hacían gracioso y picarón a la vez, sin embargo aunque era travieso tenía muy buen corazón.

Un día su papá le preguntó:

- ¿Marianico, quieres venir a la granja del tío Francisco?

Autora:

Mª Begoña Lisón Nuez


Naya y Hugo regresan a la ciudad

Naya y Hugo junto con sus amigos nos enseñaran a donde van a parar las basuras que se reciclan en las casas y que las echamos a los contenedores.

Un día, a mitad de primavera, estando Hugo y Naya hablando con las Ratas de Agua y el Abuelo Castor, dijeron estos:

—Tenemos ganas de ver a nuestros amigos, Unai, Mario y a sus papás. ¿Queréis venir con nosotros a la ciudad?-les preguntaron Naya y Hugo.

 

Hugo y Naya van a la playa

 En esta aventura  no solo nos enseñaran a cuidar las playa y el mar, sino el por qué  debemos hacerlo, les pasaran muchas cosas , y también van a salvar a algún animal 

«Un día que Naya y Hugo estaban en la ladera del río, conversando con las Ratas de Agua y el Abuelo Castor, escucharon el ruido de un coche y Hugo dijo—: ¡Qué raro!, por aquí no vienen coches, además, Unai y su familia no vendrán hasta finales de verano.

Subieron por la ladera para ver quién era, y cuál fue su sorpresa al ver a Juan y Unai bajarse del coche. Corrieron hacia ellos, después de saludarlos, les preguntaron—: ¿Qué hacéis aquí? No os esperábamos hasta finales del verano.

—Hemos venido porque este año adelantamos las vacaciones, nos vamos pasado mañana. Un amigo mío que vive en una ciudad  donde hay  mar, nos ha invitado, además le voy ayudar en la limpieza de la playa.... 

Hugo y naya viajan a la ciudad

Las aventuras de Hugo y Naya la componen tres libros de cuentos cuyos títulos os iré poniendo conforme os vaya poniendo un poco de cada libro.

Hugo y Naya con sus aventuras nos enseñan a reciclar,a hacer amigos,respetar a los mayores,trabajar en equipo.

El titulo del primer libro se titula"Naya y Hugo viajan a la ciudad" y comienza así:

«Erase una vez una ardillita llamada Naya que vivía en un bosque, cerca de las montañas, y con ella  sus papás y sus hermanas. En ese bosque hay muchos animales, y entre estos, estaba la familia de los castores, siendo Hugo uno de ellos y el mejor amigo de Naya.

El abuelo de Hugo, que es muy mayor y al que llaman el Abuelo Castor, les contaba las aventuras que vivió cuando fue a conocer el mundo de los humanos, y se quedó en una pequeña ciudad. Les dijo que había gente muy buena, y entre ellos hizo buenos amigos, aunque algunos se dedicaban a ensuciar y contaminar el río, tirando basura. También les contó, que la gente iba de un lado para otro, corriendo, siempre con prisa, y que había carros tirados por caballos.

- Un día, casi, me atropelló uno, les dijo el Abuelo Castor.

- ¿Por qué te volviste a las montañas, abuelo?

El oso flop y su tesoro


Hoy os voy a poner el segundo cuento titulado: «el Oso Flop y su tesoro», en el encontrareis los valores de amistad, cuidado de la naturaleza, cuidado de animales, cultura, relación con los abuelos...

En un pueblecito donde el mar le da la mano a la montaña vive Clara, la abuelita de Javier y Leire. Allí van a pasar las vacaciones de verano con sus papás y Clara siempre les recibe con mucha alegría.

Leire se ha levantado muy contenta, es el último día de clase. Su hermano Javier que tiene muchas ganas de ver a sus amigos, le preguntó a su mamá:

- ¿Cuando iremos a casa de la abuela Clara?

Una sorpresa para Erik

Hoy voy a comenzar a contaros el segundo libro que edité se titula :«Colorín coloreado 2»y consta de dos cuentos. Este es el primer cuento titulado «Una sorpresa para Erik». Te invito, si es que no lo tienes a que compres el libro y leas los cuentos muy atento, si no lo puedes hacer solo, léelo con ayuda de tus papás. Trata de recordar lo que hace Erik su protagonista, para que puedas completar las preguntas que encontrarás al final de cada cuento. Y una vez que las has contestado, deja volar tu imaginación, ve y encuentra Erik. ¿De qué color te los imaginas? ¿Y al resto de personajes? Pues, dales color.

este cuento comienza así:

Erase una vez un niño llamado Erik.

El día de su cumpleaños estaba cerca de celebrarse y, aunque era algo revoltoso, sus padres y su hermano querían hacerle un bonito regalo. Su mamá quería que fuera algo muy especial y no tantos juguetes, que ya tenía demasiados. Su papá estaba de acuerdo ya que, a pesar de ser un poco travieso, en clase se portaba bien y comenzaba a leer y a escribir y según la profesora lo hacía bastante bien.

Los papás de Erik le preguntaron a su hermano Asier:

-Hijo, ¿qué sorpresa podríamos regalarle?


Andrés y su verruga


 Este cuento refleja, los miedos que tienen los niños y como por la noche les producen pesadillas.

En un pueblecito de Navarra había un niño que se llamaba Andrés, al que le gustaba mucho jugar y por eso decía que, de la escuela, lo que más le gustaba era el recreo. En clase se distraía con facilidad, aunque solía hacer los deberes.

Un día en clase, al coger el lapicero, notó que algo le hacía daño en el dedo, se lo miró y sólo vio un puntito negro pero como no le salía sangre no le dio importancia, ya que a él la sangre le asustaba mucho.

Al cabo de quince días notó que ese puntito negro se hizo más grande y comenzó a meterse la mano en el bolsillo para que nadie le viese el puntito.

Un día estaba tan absorto en clase mirándose el dedo que no se dio cuenta de que la profesora estaba junto a su mesa observándolo y lo vio tan pensativo que le pregunto:

- ¿Qué te pasa, Andrés

El Pelito rebelde


A veces veces, no nos gusta como somos y queremos ser otra persona o parecernos a otros, lo bonito  es aceptarnos como somos.

Había una vez un señor que era calvo y se llamaba Filomeno,este solo tenía un pelo en toda la cabeza y lo cuidaba mucho.Todas las mañanas se miraba al espejo y se sentía muy orgulloso de su único pelo.Pero Pelito, que así le llamaba cariñosamente Filomeno, cada vez que este se miraba en el espejo, Pelito le hacía la burla. Un día Filomeno se enfadó tanto con Pelito que, lo cogió y lo arrancó de su cabeza tirándolo al suelo.

Cuando Pelito se vió en el suelo, miró a Filomeno y este muy enfadado le dijo:

La Nube que siempre estaba enfadada

En esta historia,seguramente que veremos reflejados a muchos niños , el niño que se enfada, no juega  y no deja jugar a los demás, como diriamos el envidioso. Sin embargo nuestra protagonista, gracias a un pajarito se da cuenta que eso no está bien y que es mejor jugar con los amigos que quedarse solo

 «En el cielo han vivido siempre el Sol, la Luna, las Estrellas, el Viento y la Nubes. Las Nubes tenían una hermana qué era muy envidiosa y siempre estaba enfadada, a esta nube le he puesto el nombre de Fifi. Os preguntaréis por qué Fifi siempre estaba enfadada, os lo voy a contar.

Erase una vez una biblioteca

Este cuento lo hizo la Consejera de Cultura de Navarra para el Colegio Publico de Tafalla, cerrando así el Acto de re-Inauguración:
«Érase una vez una Biblioteca que habitaba en el Ilustre Colegio Público de Tafalla, donde llevaba una vida tranquila aunque no callada.
Un día, sus estantes se iluminaron, sus mesas se abrazaron y sus textos y cuentos se acicalaron.
Tal fue la dicha de aquella Biblioteca, en aquel revivir, que su joven corazón comenzó a latir.
Y se sabe que, desde entonces, brilla con luz propia en el centro de aquel Ilustre Colegio, iluminando la lectura y el saber de todos sus moradores.
Y colorín, coloreado... este cuento ha comenzado."
 Autora :Ana Herrera